jueves, 22 de enero de 2009

Gente...


Y luego la gente se convirtió en
Mi mayor punto de inspiración.

Tan repulsivos como etéreos
Tan interesantes como insensatos.

Limitado punto de raciocinio inmerso
En años de subdesarrollo sin decoro.

Rangos de desesperación controlados,
Es mas humano querer desaparecer del mundo
De lo que se cree.

Todos gritan en silencio, tan básicos…
Todos lloran, tan compungidos como callados.
Uno que otro ha de esconderse bajo una mascara de vida,
Ocultando identidades, reflejando una mentira.

A quien le importa?

Gran y perfecto detalle.

Realmente a nadie, por eso somos vulnerables,
Tan débiles que ahoga, tan predecibles que no importa.

Lo cierto es que nadie desea algo diferente,
Algunos temerle a lo desconocido, otros simplemente repudiarse.

Ah! Aquí voy de nuevo, la gente me distrae.
…un momento, quien es la gente?

La gente es…yo.

Como es eso posible?

Sentido de percepción diferente acaba por recrearlo todo.
Uno observa, uno escucha, uno siente y saborea,
Uno ve las diferencias, uno las identifica, uno crea y renace,
Uno aprende y muere, para hacerlo diferente y recrearlo.
Tiene sentido?

No esperaba que lo tuviera.

21-01-09

1 comentario:

Epidemor dijo...

caminito recto... todos vamos pasando.