jueves, 14 de mayo de 2009

Pequeñamente Masivo.

Y sé que eres una parte de mi,
Y son tus sueños los que me liberan.

Recuerdo un estado de conocimiento distribuido
Y espero, espero que seas un hombre como aquel intachablemente defectuoso que admiras,
Y deseo que tus sueños de niño se conviertan en realidad
Y ansío ser parte de un estado de tu mente.
Y direcciono lo que siento en medida lógica y correspondida porque quiero, y aunque no lo es todo también deseo.

Deseo ser más de lo que esperas, dominar el tiempo congelado del pasado pequeño.
Pequeño en proporciones, masivo en momentos compartidos relacionados porque queremos
Y designo un espacio en mi destino, para creer en el olvido aun cuando el futuro se convierta en un fantasma en mi camino y lo destruya todo.

Pero quiero y deseo, y no importa que esté congelado en un recuento de tiempos olvidados o perfectos.
Solo porque eres parte de mí y te quiero en proporciones que apenas entiendo.

09-05-09

2 comentarios:

CÉSAR ANTONIO dijo...

De seguro muchos hombres han de sentir envidia de aquel a quien usted dirige, tan apasionada, sus versos.

Sí, es una envidia. Qué no daríamos algunos de nosotros, los hombres, los más solitarios, los más escondidos, por alguan dama que se ofrenda por entero a nuestro pecho, o que comparta nuestros sueños, los haga suyos. Qué no daríamos por una dama que quiera hacer de sí una ser hermoso solo para complarcernos.

Ha aquí unos verso muy preciosos de Blanca Varela:

"Porque te engrendré con esta realidad mal cocida / por este vuelo a ras de pantano / por esta y tantas flores del mal / ego te absolvo de mí".

Qué dificil sacarse al ser amado, cuando ya forma parte de nuestra piel y nuestros huesos (ego), no?

Gabriela Parra dijo...

En efecto señor César...es díficil sacarse incluso más cuando no se desea ser sacado, jeje pero ahi vamos.

Gracias por lo que me toca, fue muy halagador su comentario =).