viernes, 24 de diciembre de 2010

Luna Roja.

Entonces la luna se puso roja,
Los cimientos comenzaron a moverse violentamente
Desacomodando estados, ajustándolos todos a modo incierto e indiferente.

A donde llegaremos si no se siente el camino por venir?
Como se dibujaran las siguientes formas si no poseen fin?
A quien juzgaremos, si no es a nosotros mismos?

Se pregunta uno una vez, la segunda no modifica el tiempo.
La estancia permanece en ciclos disueltos, borrones de aire sintético,
Ausencia de moléculas generadoras en el proceso
Que solo se acumulan en corros de desacuerdos.

Indagas en espejos,
A ver si la silueta de la luna roja te da una pista o un grano de aliento.

Desespero maltrecho ataviado de luces sin destello,
Estatuas de mármol sin pulimiento
Como noche sin estrellas,
Como año nuevo sin deseos.

Entonces descubres que algo falla,
Maldita necesidad de recurrir a las palabras,
Ellas saben más de lo que un hombre calla.

Y analizas su silencio
Que se disgrega como pináculos de histeria compactada
De despojos de año viejo que aun no marcan pauta,
De miedos asociados a alfanjes incrustados en el alma
Que solo provocan sangrar a distancia.

Distancia eterna, palabra que recubre la soledad incierta, marcando pautas, separando miradas, olvidando desacuerdos perdonando batallas.
Entonces la luna roja invita, la luna roja reclama
Ser esos defectos, aprender de esas patrañas
A caminar descalzo por ese sendero sin figura,
A disipar nieblas del futuro incierto e inesperado mientras lucubrando observamos como el silencio habla de la forma mas sutil y espontanea.
Solo calla, solo siente, solo vive el presente, porque en el futuro, ya nada nos acompaña.

24-12-10

2 comentarios:

César Antonio dijo...

Luna roja, como la canción de Soda Stereo. Escúchala.

¡Feliz Año Nuevo!

Gabriela Parra dijo...

Gracias por la recomendacion señor César!.

Feliz Año Nuevo para usted tambien, un besote. =)