sábado, 10 de abril de 2010

Himmel-Olýmpos.

Una mirada al Olimpo
Esa honestidad que necesito
Sinceridad ahogada
Y la nostalgia difuminada.

Enséñame a amar
A mirar al Olimpo con ojos puros de verdad
Donde la luna ilumine las mañanas
Y el ocaso sea representado al amanecer.

Donde la vida nos enseñe como aprender a aprender
La insoportable necesidad de que la soledad sea solo
Una palabra sin aplicación comprobada.

Donde los abrazos sean el saludo de buenos días
Y las sonrisas no sean solo de Mona Lisa.

Irradio su paz interna
Aquella fuerza externa que derrumba barreras
Y aquí aprendo a aprender
Enseñándome a ser con la honestidad que necesito.
Mis razones estrelladas en una corazonada de ocaso infinito,
De luna memorizada, de sol eclipsado
Y viviendo para ser proyectada a crecer…disfrutando.

09-04-10

1 comentario:

César Antonio dijo...

Pero ni siquiera tenemos alguito de semidioses!

No nos queda más que ser aedos y rapsodas que imaginan el hogar de Zeus.