viernes, 23 de abril de 2010

Intranquilidad.

Para usted señor amo y maestro de la incertidumbre de la vida:

Y se esconde en tus cabellos,
En la perfecta innovación de sus tormentos,
En la forma precisa de definir a la brisa
Aun cuando esta estática y nos acalora la vida.

Un deseo profundo de abandonar este mundo,
Una nostalgia sincera que no la sufre cualquiera.
Un espejo de verdades refleja su piel que reclama libertades.

Esos caminos a la nada voluntaria, destinos inválidos
Carreteras perforadas, sueños desasistidos
Autonomía amenazada por una estrella que viene de pasada,
Y nos destituye.

Destituye el momento, el decir “ya pasó su tiempo”,
El “ya no vengas con cuentos añejos” y si deseas
Olvida nuestro encuentro paralelo.

Solo quedó disfrutar aquellos momentos que podía recordar
Cuando correteaba intranquilo asustado de si mismo
Buscando abrigo en aquellos cabellos marchitos
Que solo alquilaba para sentirse bien consigo mismo
Y mentía.


23-04-10

1 comentario:

Caro. dijo...

"Sé mi final pero no sé cómo llegaré a él"

La incertidumbre es inherente a la vida.