domingo, 21 de noviembre de 2010

A Distancia.

A distancia obsequiaste
Esa sonrisa de diamantes que brillaba
Una mirada que reflejaba tu inocencia idolatrada.

Reflejos de colores de razones y momentos
De caminos recorridos y sin miedos
De experiencias vividas llena de misterios añejos.

Actitudes milenarias llenas de proezas
De carisma arraigado
De felicidad con letras.
Como comunicas en silencio
Como gritas sin desespero
Domando todos mis demonios internos.

Y suspiro a distancia,
Por ser feliz solo con tu mirada
Por alegrar el día con tu visita inesperada
É iluminas la sala solo con tu presencia disgregada.

Solo que es así como se idolatra
Esa presencia de ti justo aquí en mi alma
De sentir tu calor humano a kilómetros de distancia
Tu calidez sencilla de humildad y presencia sobre tablas
Justo aquí, justo aquí aun en la distancia.

21-11-10

2 comentarios:

SIN CALZÓN dijo...

Me gustaría visitarla seguido, pero ni siquiera yo me visito a mí mismo.

AZAÑA ORTEGA

Gabriela Parra dijo...

Visiteme, visitese. Denos esa dicha de disfrutar su visita.

Un beso