lunes, 22 de diciembre de 2008

Ecuacion Humana...

Uno a uno se va armando
Cada caído procede a ser suplantado
Unos al caer duelen más que los otros
Una mezcla de amor y amistad que los mantiene juntos.

Una palabra, una acción, una razón de ser o no,
Una mirada o una lagrima, como los une los demás,
Como los fortalece sin igual.

Están ahí por mi, o para mi, o por estar,
Una vez por ellos o por ti.

Una ecuación humana que va sumando miradas,
La mezcla de seres vivos que con cada palabra
Fortalecen o desarman.

Una cicatriz aquí, una esperanza por allá
Un desasosiego combatido, un milagro del destino,
Un agradecimiento oficial como un odio provisional.

Lo que vuelve a formar parte activa
O pasiva de lo que somos, como cuando nos desmoronamos;
Ayuda comedida que invita a confiar en una de tus partes mejor
Retenida.

Así como para aliviar pesares, Una armadura indestructible,
Mientras presencias una mala jugada, una mala pasada,
Todo sale mal, eterno el reflejo de no poder olvidar todo
Aquello sentido que una vez intentaste liberar
Y solo logro desarmarte una vez más.

Es ahora el momento de hacer eternos los sueños,
Uno a uno van cayendo, cierto, pero escribiendo historias
Tal cual cuentos.

Historias enarboladas de te quieros y lamentos: ¿Qué más somos?
¿Qué más queremos?

Una ecuación humana es lo que nos pertenece,
Porque uno a uno se van armando, para darnos la
Bienvenida a la humanidad.

20-12-08

1 comentario:

Tercerdistante dijo...

Es cierto. Llegamos y nos integramos a algo que ya se ha estado formando hace mucho. Pasamos a ser parte de un conjunto de engranajes. Seguimos dándole forma por mucho tiempo más. Pasa el tiempo y pasamos a dejarlo, y quienes vienen seguirán dándole forma.

Y en medio de ese trabajo de hormiga, somos únicamente «historias enarboladas de te quieros y lamentos».

Es cierto, somos historias.



Un saludo. Pasaré más seguido por aquí.





Por cierto, en la ecuación que estoy aplicando, últimamente siempre me sale lo mismo. Me sale MASA.